viernes, 13 de noviembre de 2020

K2-141b: el exoplaneta infernal con atmósfera de rocas y océanos de lava

K2-141b: el exoplaneta infernal con atmósfera de rocas y océanos de lava
El último exoplaneta descubierto que nos recuerda poderosamente a la imagen cristiana del infierno es K2-141b, un mundo tan cercano a su estrella que su superficie se derrite y se convierte en lava, vaporizando sus rocas en la atmósfera, tal y como nos describe el estudio publicado en Monthly Notices of the Royal AstronomicalSociety.

Cómo es el exoplaneta K2-141b

Bien, a tenor de lo que ha publicado el equipo de la misión Kepler, que es el que ha localizado este mundo extremo, es un exoplaneta pequeño, de la mitad del tamaño de la Tierra, lo que ya es todo un hallazgo, ya que casi todos los planetas extrasolares que se descubren suelen ser más grandes que nuestro hogar.

En K2-141b encontraríamos, de estar cerca, una atmósfera compuesta de rocas que rodea a un océano de lava y una superficie. Además, dado que este exoplaneta está demasiado cerca de su estrella anfitriona, se produce lo que se llama anclaje por efecto de marea, por lo que, por la fuerte gravedad ejercida, muestra siempre un hemisferio hacia su sol y otro que permanece en constante oscuridad. El iluminado posee unos 3000ºC, mientras que el de penumbra baja de los -200ºC.

Según informan los astrónomos autores del estudio, la tercera parte del planeta está en constante oscuridad permanente con temperaturas muy frías. Por eso, el ciclo atmosférico y meteorológico provoca que se evaporen los líquidos y que se precipiten rocas movidas por vientos supersónicos que pueden viajar a más de 5000 kilómetros por hora sobre océanos de magma con 100 kilómetros de profundidad.

Sea como fuere, no es seguro que este planeta siga así toda su vida, aunque tal y como es la naturaleza de su estrella, es difícil especificarlo. Igualmente, la Tierra tuvo una superficie fundida, ya que es algo que se encuentra en el origen de todos los mundos rocosos, pero luego se enfriaron y se solidificaron. Tal vez en el caso de K2-141b estamos asistiendo a un exoplaneta en fase embrionaria en su evolución natural. Sabremos más cuando la NASA lance el telescopio espacial James Webb en 2021.

No hay comentarios:

Publicar un comentario