lunes, 12 de noviembre de 2018

KOI 172.02, la supertierra ¿melliza de la Tierra?


KOI 172.02, la supertierra ¿melliza de la Tierra?
No podemos considerar a KOI 172.02, también llamado Kepler 69c, como un gemelo de la Tierra, ya que este exoplaneta entra dentro de la denominación que se considera supertierra, es decir, tiene un tamaño 1,54 veces más grande que el de nuestro mundo, por lo que este detalle ya nos informa de que, como mucho, sería un mellizo.

Sin embargo, el planeta extrasolar KOI 172.02 (KOI significa Kepler Object of Interest), también llamado Kepler 69c que, cómo no, fue descubierto por el recientemente jubilado telescopio espacial Kepler, se convirtió en la primera supertierra y exoplaneta potencialmente habitable de cuantos se habían descubierto hasta 2013, año en que se dio con este mundo.

Kepler 69c, ¿un exoplaneta potencialmente habitable o una supertierra melliza de Venus?

Lo cierto es que el descubrimiento de Kepler 69c fue en su día una gran noticia, ya que se creía que se podía tener delante un mundo que hubiera sido capaz incluso de desarrollar vida extraterrestre. Sin embargo, esta información es matizable, como observamos a continuación.
Lo primero, hablamos de una supertierra, es decir, un mundo extrasolar con un radio 1,54 más grande que el terrestre y una fuerza de la gravedad de 14,8 metros por segundo (una persona de 60 kilos allí podría pesar sobre 90 kilos). Todavía no sabemos cómo son realmente estos mundos, aunque, sobre el papel, podría ser habitable e incluso superhabitable.
Ahora bien, Kepler 69c orbita alrededor de una estrella tipo G parecida al Sol en la zona de habitabilidad, pero en la parte interior, a 112 millones de kilómetros, una distancia parecida a la de Venus. De hecho, tarda 242 días en completar un año, lo que es positivo, pero también negativo.
Es positivo porque está en la zona habitable de su estrella. Sin embargo, este exoplaneta podría ser un Venus, un mundo con atmósfera de 100 kilómetros de espesor, efecto invernadero desbocado, temperaturas de casi 500ºC, ácido sulfúrico en sus vientos y tormentas infernales.
Sea como fuere, este planeta extrasolar está a 140 años luz de la Tierra. Por desgracia, será difícil explorarlo, al menos, con la tecnología actual. ¿Quién sabe? Si el cambio climático no acaba con todo, tal vez nuestros nietos caminen algún día por su superficie…

No hay comentarios:

Publicar un comentario