lunes, 2 de julio de 2018

PDS 70b, el primer planeta recién nacido jamás visto


PDS 70b, el primer planeta recién nacido jamás visto
Tenemos gran noticia entre el equipo. Por primera vez se ha captado una imagen de un planeta recién nacido, parecido a cómo pudo ser el Sistema Solar hace unos 4600 millones de años. Su nombre es PDS 70b y ha sido observado a través de una instantánea realmente espectacular.

PDS 70b tiene ya el honor de ser el exoplaneta más joven que se conoce en toda la Tierra, y probablemente pasen muchos años hasta que se pueda localizar uno con menos edad.

Cómo es este exoplaneta recién nacido llamado PDS 70b

De momento, no sabemos mucho de este mundo, salvo la instantánea que se ha obtenido. Eso sí, el grupo de astrónomos del Instituto Max Planck de Astronomía ha usado el instrumento conocido como Sphere del ESO, un poderoso telescopio de los más potentes que existe, tanto, que ha localizado este lejano planeta extrasolar logrando incluso captar su imagen, la primera de la formación planetaria, en este caso, alrededor de la estrella enana PDS 70.
Para captar la imagen, Sphere facilita la medición del brillo de este nuevo exomundo usando para ello la detección en diferentes longitudes de onda, lo que ha permitido incluso deducir las propiedades de la atmósfera planetaria.
Como podemos ver en la imagen, el exoplaneta destaca claramente en las observaciones como un punto de ciertas dimensiones junto al disco ennegrecido de la estrella anfitriona.
De momento, sabemos que este mundo está bastante lejos de la estrella. Ahora mismo se encuentra a unos 3000 millones de kilómetros, equivalente a la distancia que hay entre Urano y el Sol, y duplicando la que tiene de nuestro astro rey el pequeño Plutón.  
Ahora bien, si te estás haciendo ilusiones con la posibilidad de que un día la humanidad habite este joven planeta extrasolar, olvídate. Es un gigante gaseoso con una masa varias veces más grande que la de Júpiter y una temperatura media de unos 1000ºC, así que parece bastante poco habitable para el ser humano. De hecho, supera el doble de la temperatura de cualquier planeta del Sistema Solar, por lo que es un verdadero infierno para el hombre.
Sin duda, este descubrimiento abre nuevas líneas de investigación en la formación y evolución planetaria. Este, ubicado en el disco de su estrella, será genial para comprender qué hay detrás del nacimiento de los mundos de este universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario